Panam. Todo lo que hicieron mal

Ayer en la noche la marca mexicana de tenis Panam publicó esta campaña en el marco del 8M, si bien solo duró tres horas arriba como consecuencia de los comentarios que estaban recibiendo, hasta el momento la marca no ha publicado ningún comunicado.

En un primer momento pienso ¿Cómo habrá sido esa junta creativa? quienes trabajamos con marcas y agencias sabemos que para que algo así vea la luz tuvo que pasar por muchos OK's ¿De verdad nadie pudo ver lo profundamente mal que estaba esto?

Quienes tienen conocimiento del tema han regalado en estos días información valiosa y digerible de lo que no se deberían hacer, aún así existen quienes se lanzan pensando que su genial idea realmente viene a sumar algo.

Visualmente retoman las pintas que se han hecho en las marchas feministas, pintas que son el reflejo del hartazgo de las mujeres en contra no solo de la inseguridad y la violencia sino también de la inacción y complicidad de las autoridades. Las pintas reales en monumentos y calles han despertado y enardecido a los defensores de monumentos y paredes.

El contexto de la frase

La frase que más llama mi atención en los tenis es "El violador eres tú", para quienes no lo sepan a estas alturas: el 20 de noviembre de 2019 la colectiva feminista chilena Las Tesis interpretó este performance en Valparaíso Chile enmedio de las protestas sociales en las que colectivas locales denunciaron que mujeres habían sufrido violencia sexual por parte de los carabineros (Policía Chilena). El performance empezó a replicarse en todo el mundo y eso era muestra de que aún en contextos políticos y sociales distintos hay una violencia que nos atraviesa a todas, la violencia patriarcal, que nos hizo salir a las calles con los ojos vendados.

No dudo que quienes propusieron "rayar" así los tenis conocieran este contexto, pero dudo que sean conscientes de lo que significa nombrar en voz alta una violencia, este performance a muchas nos hizo darnos cuenta que habíamos sido violentadas y a otras nos dio un poco de esperanza ante la culpa y responsabilidad que la sociedad hace recaer en ti ante la violencia que sufres.

Panam dice que ha sabido capitalizar su esencia mexicana, pero no es consiente de un contexto donde miles de mujeres mexicanas salieron a cantar "el violador eres tú" donde alumnas de secundaria tomaron los patios de sus escuelas para gritar "y la culpa no era mía ni dónde estaba ni cómo vestía".

El manifiesto

Como si visualmente esto no fuera suficiente, la "intervención" de sus tenis estuvo acompañada por un manifiesto de esos que en el mundo publicitario encantan, inspiradores y llenos de palabras que no hacen sentido. Es como si Panam viniera a darnos permiso de estar enojadas, pero al mismo tiempo nos pide que lo superemos porque somos mejores, algo así como el pobre es pobre porque quiere.

Panam: no solo estamos enojadas, estamos furiosas, porque todos los días hay al menos diez feminicidios en nuestro país, porque quienes estamos vivas sabemos que hemos tenido la suerte y los privilegios que otras no, porque todos los días vemos carteles de mujeres desaparecidas, los compartimos, organizamos nuestras redes y esperamos que vuelvan a casa, porque cada vez que una no vuelve escribimos "Si la próxima soy yo quémalo todo" y aún así vienen a querer validar nuestro enojo, nuestro legítimo enojo.

¡Ya supéralo, mujer! ¿Cómo no se nos ocurrió antes? porque trasladar la responsabilidad a las mujeres de la violencia que viven es un pensamiento profundamente misógino. "Gana más dinero que él" ¿Realmente creen que esto está en las manos de las mujeres? ¿Alguna vez han escuchado hablar del concepto de techo de cristal? Las mujeres en general siguen estando limitadas pero no por sus aptitudes, intelecto o fuerza física, sino porque el sistema restringe sus posibilidades y ahí es donde una mujer no puede decidir tan fácilmente ganar más que un hombre.

La esencia de Panam ¿mujeres?

En un artículo de 2020 Adrián Gallardo (encargado del área de diseño) señaló con orgullo que las mujeres representan más del 80% de la fuerza productiva de Panam

"Tienen mayor sensibilidad al momento de los detalles, son productivas y saben cómo hacer este tipo de trabajo; eso explica que las contratemos en la mayoría de los casos, mientras que los hombres se encargan de la maquinaria pesada".

Adrián, pensar y verbalizar que existen trabajos para mujeres y trabajos para hombres es otro pensamiento misógino. Y aquí es donde me pregunto ¿Cuáles son las condiciones en las que trabajan este 80% de mujeres? ¿Tienen prestaciones? ¿Las que desempeñan labores similares a los hombres ganan lo mismo? ¿O la discusión del 8M no se trata de esto?

¿La solución?

Pareciera que las marcas hoy tienen miedo de atreverse, que las posibilidades de fallar son más grandes que las de hacerlo bien o en el mejor de los casos pasar inadvertidas. Y sí, si no estás informado, si no eres sensible al contexto violento del país en el que vives, las posibilidades de hacer algo tan malo como esto son enormes.

Pero hay una salida, pagar y contratar a mujeres que han invertido y se han preparado para ser conocedoras y expertas en el tema, pero tal vez para ustedes el 8M tampoco se trata de esto.